La fuerza interior rompe fronteras: Spanò