Fluctuaciones míticas: las sirenas de Gamaliel Churata